¿Cuál es la ponderación óptima entre metas y competencias?

La ponderación óptima entre metas y competencias depende de cada organización. No obstante, la gran mayoría de las empresas le dan más importancia a las metas organizacionales que a las evaluaciones por competencias. En su gran mayoría el porcentaje que se le da a las metas es de un 60-70%, mientras que a las evaluaciones por competencias se le da un 30-40%.  
Siempre hay que tener claridad que el cumplimiento de metas es aquel que permitirá que los objetivos organizacionales globales se cumplan.